Se tiró por las escaleras del metro como por un tobogán y se arrepintió al momento. (vídeo)

Aunque alguna vez todos hayamos sentido el impulso de hacer algo muy loco que vimos en una película en la vida real, solemos tener una vocecita interna que nos advierte de que es una terrible idea.

Pero, como queda claro en este vídeo, no todos estamos siempre dispuestos a escucharla cuando nos habla.

 

“La noche de ayer fue muy top, pero este fue el momentazo”.

El vídeo, en el que vemos a un nuevo héroe anónimo de internet pegarse dos piñazos históricos, fue compartido ayer en Twitter por James Gower, un chico de 23 años de Chelsea, Londres.

En cuestión de unas horas, el incidente de su amigo acumula ya cerca de 9 millones de reproducciones, más de 200.000 retuits y sobrepasa los 40.000 likes.

 

“Vaya, ¡eso ha escalado muy rápido! 😂”.

 

“No puedo parar de ver esto”.

“He visto este vídeo sin parar demasiado rato y ahora me duele la garganta de reírme 😂😭”

Viéndolo unas cuantas veces en bucle, es maravilloso fijarse en el momento preciso en el que es consciente de que ha tomado una decisión terrible.

“Creo que en este punto es cuando se dio cuenta de que no iba a salir bien”.

Algunos han visto en la doble hostia del chaval una metáfora de su propia vida.

“Yo no aprendiendo mis lecciones de 2017 y continuando haciendo la misma mierda en 2018”.

Parece que, como era de imaginar, el alcohol tuvo bastante que ver con acallar a la vocecita que le decía que no era un buen plan.

Probablemente el alcohol desde dentro le jaleó para que el chaval se sintiera repentinamente una estrella del parkour. La culpa de todo siempre la tiene la última copa.

 

“Jajajaja, es lo mejor que he grabado en mi vida. El alcohol es una sustancia poderosa”.

Pero no preocuparse, el chaval está vivo y entero.

“Joooooder, me petó la cabeza, para todo el mundo que está preguntando, sí está bien. Algunos cortes y moretones, pero está bien”. 😂😂

De hecho logró volver por su propio pie a casa.

“Jajaja, de alguna forma logró volver andando a casa después 😂😂”.

En cualquier caso, esos mazacotes puntiagudos clavados entre las escaleras parecen una buena advertencia de que no es buena idea tirarse por ahí como si fuese un tobogán.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *